Inicio Internacional China y EEUU endurecen sus situaciones mientras que Moscú y Washington reeditan la Guerra Fría

China y EEUU endurecen sus situaciones mientras que Moscú y Washington reeditan la Guerra Fría

0
China y EEUU endurecen sus situaciones mientras que Moscú y Washington reeditan la Guerra Fría

[ad_1]

A pesar de que el primer contacto oficial entre China y EEUU estuvo marcado por la “dureza” de sus diálogos, Pekín desea eludir enfrentamientos en la novedosa etapa de Joe Biden e inclusive ha ratificado como “útiles” estas pláticas, más que nada por los varios intereses que encierran ámbas primeras potencias mundiales, mientras que, por otro lado, USA y Rusia van sendero de reeditar la Guerra Fría tras llamar el mandatario de EEUU “asesino” al límite dirigente ruso, Vladimir Putin, lo que representa de qué manera serán las relaciones de Washington con Moscú.

Joe Biden desea cuanto antes ofrecer carpetazo a la política exterior estadounidense de Donald Trump, la que, entre tweets y varias improvisaciones, sirvieron en bandeja a Pekín y Moscú para llevar a cabo y deshacer a su antojo todo cuanto estratégicamente les interesaba, ya que EEUU se encontraba inmerso en sus políticas unilaterales que complicaban el comprensión con el resto de la red social en todo el mundo con unas políticas económicas en pos del proteccionismo y contra el multilateralismo que repercutían en la seguridad mundial.

En definitiva, Trump llevó a EEUU a un debilitamiento en todo el mundo de graves secuelas para la seguridad mundial y en este momento Biden lo único que hizo esta semana fué ofrecer un aviso serio a rusos y chinos, pero a sabiendas de que un enconamiento belicoso con Pekín y un combate severo con Moscú tampoco solucionarían los inconvenientes recientes de todo el mundo.

Biden desea reconducir sus coaliciones diplomáticas para remarcar la predominación de EEUU en el planeta que prácticamente con Trump perdió completamente en el tablero en todo el mundo. China va sendero de transformarse en la primera capacidad mundial, pero en este primer acercamiento de Anchorage (Alaska, EEUU) los chinos se llevaron una reprimenda que no aguardaban más allá de las malas relaciones que Pekín tenía con Trump, quien acusó a China de haber expandido “el virus chino” por el planeta y la deplorable guerra comercial que los dos países mantuvieron.

China, cuyo presidente Xi Jinping fue entre los últimos líderes mundiales en felicitar a Biden por su reciente victoria electoral, siempre y en todo momento le agradeció a Trump que no tocara el tema de los derechos humanos o que pasara de temas como los de Taiwán, Tíbet o Hong Kong o de la situación de Xinjiang o los pleitos del mar de la China Meridional y Oriental. Biden semeja que no está presto a pasar por prominente todas y cada una estas visualizaciones, las que tienen la posibilidad de minar las relaciones entre los 2 países, pero llegar a una situación de prominente voltaje, como ocurrió recurrentemente con Trump, no semeja que vaya a generarse.

China, con su economía en mejor estado de reserva que el resto de la red social en todo el mundo tras supervisar la pandemia de un virus que le permitió introducirse en el mercado farmacéutico, siempre y en todo momento gobernado por India y compañías occidentales, explota su diplomacia de las vacunas que posibilita de forma gratuita a unos 70 países de todo el mundo, de manera especial en África y América latina, y con esto su pragmatismo hace más fuerte al enorme asiático. Sin embargo, “no procuramos enfrentamiento, sino más bien una recia rivalidad”, matizó el asesor de Seguridad Nacional estadounidense, Jake Sullivan, en el acercamiento de Alaska.

La novedosa etapa de Biden termina de empezar. China no desea enfrentamientos. Alaska fué una primera asamblea, pero va a haber mucho más y de manera segura EEUU desea enseñar la fuerza que despareció con Trump. Un óptimo primer piscolabis entre ámbas primeras potencias mundiales que servirán, más allá de nombrarse de todo, para la primera cima virtual que los 2 líderes sostendrán el próximo día 22 de abril, el Día de la Tierra. La guerra por supervisar el planeta cada vez está mucho más abierta.

Por otro lado, el genuino apogeo de la Guerra Fría que se vivió entre la vieja URSS y USA quedó bien reflejado con la crisis de los misiles cubanos en 1962, pero tanto Nikita Jruschov como John Fitzgerald Kennedy evitaron lo que ha podido ser la Tercera Guerra Mundial. Joe Biden termina de llamar “asesino” a Vladimir Putin. El recuerdo de la tensión de ese intérvalo de tiempo histórico fué portada en este momento en toda la prensa mundial.

No obstante, no se debe olvidar que verdaderamente la Guerra Fría todavía no ha desaparecido de manera absoluta al continuar dividida la península coreana a consecuencia del final de la Segunda Guerra Mundial, ya que El país nipón colonizó el país, entonces repartido entre rusos y americanos de norte a sur, una división que prosigue como és en 2021.

El presidente de EEUU, Joe Biden, mencionó que Vladimir Putin va a “abonar” por la presunta injerencia rusa en las selecciones estadounidenses, lo que niega Moscú señalando que no se inmiscuyó en los comicios de noviembre pasado, pero la desconfianza entre Rusia y Occidente fué en incremento en los últimos tiempos.

La ocupación en 2014 de Crimea en la península ucraniana ha contribuido a cambios estratégicos en Oriente Medio que intranquilizan a Occidente. La “guerra” prosigue. EEUU ha impuesto sanciones a Rusia y ha culpado la prisión del líder opositor Alexéi Navalni. Rusia no desea que absolutamente nadie misión sus narices en sus políticas, pero la red social en todo el mundo acusa a Moscú de no realizar los compromisos de todo el mundo, si bien últimamente se vió favorecida por los pactos entre EEUU y Rusia de prorrogar por cinco años mucho más el tratado Nuevo START que limita el número de armas nucleares estratégicas.

¿Puede realizarse una exclusiva Guerra Fría entre EEUU y Rusia? Los “halcones” de la política estadounidenses, esto es, ayudantes de Biden, son mucho más “palomas” desde el criterio político, los tiempos son otros. Sí es verdad que con Biden en la Casa Blanca no todo va a ser como era con Donald Trump en sus relaciones con la Rusia de Putin.

Biden aun fué aún mucho más lejos en el momento en que ha pedido a las compañías que forman parte en la construcción del gasoducto Nord Stream 2 que abandonen “en el instante” el emprendimiento, designado a proveer gas ruso a Alemania e inclusive el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, ha dicho esta semana que cualquier entidad enlazada al Nord Stream 2 corre el peligro de ser sancionada por EEUU y debe dejar en el instante su trabajo en el gasoducto. Y echó mucho más lecho al fuego aseverando que Nord Stream 2 es un “mal acuerdo” para Alemania, Ucrania y el resto de Europa Central y del Este.

En Rusia, las expresiones de Biden cayeron muy mal. El mandatario de EEUU insultó a los ciudadanos rusos, ha dicho el presidente de la Cámara baja del parlamento (Duma) Vyasheslav Volodin. “Putin es nuestro presidente y un ataque contra él es un ataque contra este país”, matizó Volodin.

Las relaciones entre Rusia y USA se ven todo el tiempo perjudicadas por crisis, desde Ucrania a Siria, pasando por las acusaciones de injerencia electoral, de espionaje o ciberataques. EEUU podría poner mucho más sanciones a Rusia. La guerra prosigue abierta, pero un recrudecimiento de la Guerra Fría como en los años sesenta no se va a dar por el momento.

Eso sí, el auténtico desafío del siglo XXI para USA es China. Rusia es colosal, con un armamento nuclear inmenso, pero Pekín combate ahora con Washington por dirigir el planeta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here